Atención, este relato puede contener trazas de sexo entre sus ingredientes

3 Ago

Intentaba no hacerlo, pero no podía evitarlo: cada vez que entraba en el metro acababa pegando un repaso visual a todas las hembras que iban en el vagón, y fantaseaba.

Siempre se hacía la misma pregunta: “en el hipotético caso de que hubiera ahí afuera una hecatombe, y este tren fuera un arca de Noé con los últimos supervivientes, si por ti fuera… ¿con cuántas de las que te rodean te gustaría reproducirte?

La respuesta variaba… a veces se respondía que con ninguna, otras que con dos o tres, y en alguna ocasión, rara, (si en la parada de Ciudad Universitaria se llenaba el metro), podía hacer incluso un pleno… ¡ay, el deseo!

20130120-002147.jpg

El caso es que no era necesaria ninguna hecatombe; la presión del instinto estaba ahí, “habrá que que darse prisa”, pensó mientras se posaba en el escote de una estudiante… “porque los mosquitos de mi especie vivimos solamente tres semanas.”

Anuncios

Una respuesta to “Atención, este relato puede contener trazas de sexo entre sus ingredientes”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: