Clickbaits

31 Ene

Seguro que habéis notado en los últimos tiempos la metamorfosis del periodismo serio en periodismo de mierda. Es una más de las derivadas, en este caso una negativa, de la presión que ejerce la digitalización. 

Decía Ignacio Escolar que los periódicos obtienen aún el 80% de sus ingresos por el papel (ventas+publicidad), y el 20% por vía digital, pero en número de lecturas las cifras son justo las contrarias, y los nuevos canales superan desde hace mucho en difusión al formato ‘árbol muerto’. 

Los anunciantes sin embargo -paradójicamente- siguen pagando más por los anuncios en papel, y, aunque son conscientes del nuevo poder de distinción de la audiencia que los canales digitales aportan, les exigen por inercia ante todo tráfico, volumen de visitas, igual que al papel le pedían número de impactos en bruto. Y digo yo, ahora que es factible dirigirte a un público concreto, y medir de forma más aproximada la conversión en ventas de lo anunciado, no podría relajarse la obsesión por el volumen, por el disparo indiscriminado?

Y es así como cabeceras antes prestigiosas se han lanzado a llenar las redes de cebos, clickbaits, para enseñar un poco la patita y captar clicks si quieres saber de qué va una noticia (pasando previamente por ser expuesto a un anuncio cuyo botón de cierre es poco accesible a quien sufra presbicia). El lector no debería quejarse por lo molesto de los banners de publicidad, este es el precio por acceder a una información “gratuíta”, pero sí tenemos nuestro derecho a cabreo ante ganchos que nos rebajan intelectualmente al nivel del guano.
Regla nº1: uuuuuh, misterio, de vuelta al parvulario:

  

  


Regla nº2, empezar el titular con un ¿por qué…?
 

Regla nº3, enumerar…

…si es posible, con múltiplos de 5…

  
  
…este estilo es tan parodiable, que hasta El Mundo Today se ha lanzado a ello :-D

  
…y no tienen que ser solo múltiplos de 5:

  

…en la siguiente ya se han pasado de frenada…
  

En fin, las reglas son tan sencillas, que un investigador, Lars Eidnes, se ha animado a encontrar su factor común y a replicarlas mediante técnicas de inteligencia artificial (estupidez artificial, diría en este caso, dada la aplicación concreta). Su tesis, de lectura muy recomendable, es que, si este tipo de titulares son generados por robots, el coste del periodismo basura bajará tanto, que los periodistas humanos serán desplazados hacia la elaboración de escritos de mayor calidad, no automatizables. Discrepo: la razón de ser del periodismo basura no está en el redactor humano, la razón está en la pereza mental de la audiencia que pica en estos cebos, que busca recetas precocinadas, todo muy masticado… esa misma audiencia acrítica que bebe los vómitos verbales de Donald Trump en EEUU o de Belén Esteban en España. 

Por favor, intenta no alimentar a la bestia… boicotea este estilo de comunicación.
  

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: